Abrazos de Papá

Cuando hablo de “Abrazos de Papá”, me refiero a aquellas formas inconfundibles (aunque a menudo parezcan insignificantes), en que Dios nos muestra lo mucho que Él nos ama. Durante nuestro reciente viaje al Mediterráneo, mi amiga Kristin dijo que en oración sintió que Dios le decía que Kerry y yo estábamos “en un festín de la bondad de Dios.” Y así fue.

Podría enumerar las formas obvias en el que Dios muestra su amor para con nosotros. Somos muy bendecidos de tener vida, salud, amigos y una familia maravillosa… También podemos decir que una forma de bendición es vivir en un país que nos ofrece un estilo de vida muy cómodo. Y reconocemos que todo esto viene de Dios, y lo recibimos con gratitud. Además, podría decir que estas vacaciones tan maravillosas también son un regalo de Papá. Pero los “abrazos de Papá” a los que me refiero son aquellas pequeñas cosas que nos muestran que tenemos un Padre que se deleita en dar cosas buenas a sus hijos – sólo porque sí. Permíteme compartir un ejemplo concreto para ilustrar lo que quiero decir…

IMG_20160812_1119081En Chania, Creta, estábamos caminando a lo largo del puerto veneciano, gozandonos con el agua cristalina del Mediterráneo. Pero hacía muchísimo calor, y en un momento expresé que daría cualquier cosa por poderme zambullir en ese mar. Mientras caminábamos un hombre nos ofreció tomarnos una foto. Hablamos un poco y nos contó que es Australiano, pero su esposa es Cretense, y por eso están pasando el verano allí. Luego cada uno siguió su camino. Unos minutos después volvió y nos dijo que deberíamos caminar hasta el faro egipcio – que habíamos visto; pero no teníamos intenciones de caminar hasta allá. Tan convincente fue su argumento, que decidimos hacer esa larga caminata. Para nuestra sorpresa, en un punto en el camino nos encontramos con una playita en la que se cumplió el anhelo de mi corazón. Nos metimos al agua, y desde esa agua tan refrescante, con pies en arena suave, apreciamos la mejor vista del puerto veneciano de Chania. Y sentí que Papá me estaba abrazando, diciéndome: “Me encanta verte tan feliz.”

Uno podría decir que fue sólo una coincidencia – que de todos modos habríamos encontrado esa playita.

Quizás.

Pero tal vez Dios nos guió y nos envió la persona adecuada para darnos la información que necesitábamos para que se cumpliera el deseo de nuestro corazón.

Como alguien dijo sabiamente: “Me parece que mientras más oro, más coincidencias se dan.” Y me parece que mientras más tiempo paso en comunión con el Padre, más veo cómo Él me da los deseos de mi corazón.

¿Te estás tomando tiempo para notar los “abrazos de Papá” que estás recibiendo diariamente? ¿Por qué no te tomas un momento para agradecerle por Su bondad? Es muy buen ejercicio – para el espíritu y también para el alma.


Dra. Chiqui Polo-Wood | 2016 Todos los derechos reservados

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s