La importancia de la Navidad

Hemos llegado una vez más a la época más linda del año – la época en la que celebramos la Navidad. Por todo el mundo se hacen preparativos. Puede que sean diferentes, pero todos tienen algo en común: un espíritu de alegría, de paz, de esperanza renovada. Hay quienes se enfocan en el “espíritu navideño” en el que lo importante es estar con familiares y amigos, y darse regalos los unos a los otros. Para otros lo importante es ese sentir de “paz y buena voluntad,” así tal vez no sepan que eso proviene de la proclamación de los ángeles en el nacimiento de Jesús: “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad” (Lucas 2:14).

Para los cristianos, por supuesto, la Navidad va mucho más allá de ese sentimiento los unos por los otros; pues reconocemos que estamos celebrando el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador. Entonces la Navidad es como una fiesta de cumpleaños. Nos damos regalos porque Dios fue el primero en darnos a Su propio Hijo como regalo para la humanidad. Nos deseamos paz y buena voluntad porque es lo que Dios nos ha dado a través de este acto tan maravilloso.

Pero la Navidad es mucho más importante de lo que a veces comprendemos.

Algunos ven a Jesús como un gran maestro o un modelo a seguir, y celebran su nacimiento como el de alguna otra celebridad. Pero Jesús es mucho más que un gran maestro – es nuestro Salvador. Cuando pensamos en Jesús como Salvador, y pensamos en Su sacrificio, generalmente pensamos en el tormento, la agonía, el dolor insoportable de la crucifixión. Pensamos que el gran sacrificio de Dios para con nosotros es que Jesús haya tomado sobre sí mismo todas las consecuencias del pecado. (Y no lo quiero minimizar en absoluto. ¡Que Dios se sacrifique a sí mismo por nosotros va más allá de lo que puedo comprender!) Pero tal vez la Navidad misma sea un sacrificio mucho mayor de lo que pensamos.

¿Has considerado el sacrificio que implica la encarnación? Te invito a reflexionar sobre esto…

* El Dios infinito, creador del universo, escogió limitarse a la forma, tamaño, y limitaciones de sus criaturas. Aquel que es eterno e infinito, vino a vivir en tres dimensiones. ¡Eso es un gran sacrificio! Y lo hizo voluntariamente, por el amor que nos tiene.

* El Dios omnisciente, que posee todo conocimiento y sabiduría, optó por vivir con las limitaciones del entendimiento humano, ayudado sólo por el Espíritu Santo para tener conocimiento y sabiduría sobrenaturales. ¡Eso es un gran sacrificio! Y lo hizo voluntariamente, por el amor que nos tiene.

* El Dios omnipotente, para quien nada es imposible, escogió vivir con las limitaciones de la capacidad humana, de nuevo, ayudado únicamente por el Espíritu Santo para poder hacer lo sobrenatural. ¡Eso es un gran sacrificio! Y lo hizo voluntariamente, por el amor que nos tiene.

* El Dios omnipresente, que está en todas partes a la vez, optó por entrar en el tiempo y llegar a ser como sus criaturas, viviendo con las limitaciones del tiempo y el espacio. ¡Eso es un gran sacrificio! Y lo hizo voluntariamente, por el amor que nos tiene.

Hebreos 2:17 dice que “Por eso era preciso que en todo [Jesús] se asemejara a sus hermanos.” Esa es la importancia de la Navidad – que Dios se ha comprometido por siempre con la causa de la humanidad.

Luego, en Hebreos 4: 15-16 vemos que “no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.”

Por tanto Dios escogió ser uno con nosotros, Él sabe lo que pasamos. Él conoce nuestras debilidades. Él conoce nuestras luchas. Él no está poniendo la carga sobre nosotros para acercarnos a Él – sino que Él mismo lo ha hecho todo.

Es por eso que podemos acercarnos al trono de la gracia con confianza. Es por eso que podemos tener paz. Es por eso que gozamos de Su buena voluntad para con nosotros. ¡Y es por eso celebramos la Navidad!


Dra. Chiqui polo-Wood  | Todos los derechos reservados 2015

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s