Todos tenemos un papel que jugar

Estoy descansando esta tarde, viendo fútbol americano con mi esposo y reflexionando sobre las actividades de los últimos cinco días, en los que servimos como parte del equipo de apoyo de Truthical (El musical de la verdad) – la obra de teatro musical de nuestra iglesia (Gateway). Según nuestras cuentas, hubo más de 50 mil personas que asistieron a ver una de las diez presentaciones del musical en la sede de Southlake, y otro tanto en las otras sedes de la iglesia, y por internet. Desde dos horas antes de cada presentación había personas haciendo fila para entrar, esperando tener un puesto para presenciarlo en vivo (y muchos tuvieron que conformarse con verlo en pantallas gigantes en uno de varios salones de sobrecupo).

¿Qué atrajo a tantas personas? Un musical extraordinario con un elenco maravilloso, talentoso y bien preparado, JUNTO CON un fabuloso equipo de apoyo. Estoy segura de que hay muchas personas escribiendo acerca de lo que vieron en el escenario. Yo quiero reflexionar sobre lo que vi detrás de bambalinas.

No hay duda de que los actores y músicos jugaron un papel muy importante. Pero también hubo un grupo que escribió la obra, creando los diálogos, letra y música de las canciones para contar la historia. Hubo coreógrafos y entrenadores de voces. Otro grupo dirigió la producción, asegurándose de que todo saliera sin contratiempos. El equipo de artes técnicas se encargó de las luces, sonido, y efectos de video. Los camarógrafos captaron las imágenes más importantes para quienes lo vieron por video. Hubo un grupo a cargo de la escenografía, los juegos pirotécnicos y efectos especiales. Otros diseñaron y fabricaron el vestuario. Otros más se ocuparon de maquillaje y peinados. También hubo quienes apoyaban al equipo de apoyo (mi amiga Deb, por ejemplo, le leía el libreto a los camarógrafos). Yo formé parte de un pequeño equipo que ofreció interpretación simultánea al español. Y ahí no termina… cientos más prepararon comidas, asearon la iglesia entre una función y otra, sirvieron como anfitriones o ujieres, ministraron en el altar, supervisaron la seguridad, asistieron con el estacionamiento, o dando información. A estos se les añaden los intercesores y los pastores… Estoy segura de que todavía se me quedaron algunos por mencionar del sinnúmero de personas que se unieron para que estas presentaciones fueran posibles.

Esto me recuerda la enseñanza de Pablo acera del Cuerpo de Cristo: “…el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos . . . Dios ha colocado cada uno de los miembros en el cuerpo como él quiso…” (1 Corintios 12:14,18).

20151211 Truthical Cast

Entonces, ¿quién se merece un aplauso por un buen trabajo? ¿Quién tuvo que ver con que más de 500 personas recibieran el don de la salvación este fin de semana? ¡Todos lo hicimos! Para Dios no hay papeles más importantes que otros. Él no nos ha llamado a todos a jugar el mismo papel; pero a todos nos ha dado un papel que jugar, y Él se goza cuando respondemos a ese llamado. Hace un tiempo escuché a alguien decir: “Tus dones y talentos son el regalo de Dios para ti, y lo que haces con ellos son tu regalo para Dios.”

Terminó este fin de semana con un mayor aprecio por el Cuerpo de Cristo y la forma en que todos, valorando nuestros dones, podemos tomarnos mano a mano y trabajar juntos para edificar el Reino de Dios.

A todos los que participaron en la producción y presentación de Truthical les digo: “!Bien hecho, Iglesia! Es un honor servir con ustedes. ¡Sigamos construyendo el Reino juntos!”


Dra. Chiqui Polo-Wood  | Todos los derechos reservados 2015

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s