Habitando al Abrigo del Altísimo

¿Alguna vez ha viajado a algún lugar durante varios días?  Hace unos meses Kerry y yo estuvimos en Kalona, Iowa.  Pasamos un tiempo maravilloso haciendo nuevas amistades y disfrutando los bellos paisajes de la zona.  Nuestros anfitriones, John y Paulette Buckingham nos recibieron con brazos abiertos.  Su casa, a la que llaman “el Palacio de Buckingham” le hace honor a su nombre.  ¡Es una belleza, y muy cómoda también!  Pero aun así, después de una semana de sentirnos como realeza, teníamos deseos de regresar a nuestra casa.

 

Seguramente conoce esa sensación en la que, a pesar de lo hermoso del lugar, cuán maravillosas las aventuras, o cuán divertido el ambiente, llega un punto en un viaje en que uno quiere simplemente regresar a casa.  Hay algo acerca de ese lugar conocido que es irremplazable.  Tal vez no sea el sitio más lujoso del mundo, pero es su casa.

 

Así debería ser cuando “habitamos al abrigo del Altísimo” (Salmo 91:1).  No hay lugar que se le pueda comparar.  Una vez que uno lo ha experimentado, nada más puede satisfacer.  Este lugar de abrigo es un lugar seguro.  Es un lugar donde se puede encontrar descanso.  El salmista dice que si uno habita en la presencia de Dios, encontrará descanso a la sombra del omnipotente.  El abrigo del Altísimo es ese lugar en Su presencia donde uno puede ser uno mismo y sentirse seguro – completamente seguro – sin que nada le falte.  Es el lugar donde puede encontrar consuelo, gozo, y la paz que sobrepasa todo entendimiento.

 

Dios nos ha extendido una invitación a morar con Él – a habitar a Su abrigo.  Siempre está abierta, y siempre está disponible.  Nosotros podemos elegir.  Podemos escoger morar bajo Su sombra, o quedarnos afuera, valiéndonos por nosotros mismos.  Podemos escoger deleitarnos en Su presencia, u ocuparnos tanto en nuestros asuntos que lo perdemos de vista.  Podemos habitar en Él, o simplemente ir de visita de vez en cuando.  Pero Dios nos invita a morar con Él y así encontrar el descanso verdadero que se encuentra en la seguridad de Sus abrazos de amor.


Dra. Chiqui Polo-Wood   |  Todos los Derechos Reservados 2015

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s