El porqué de las pruebas

Todos podemos aprender a través de las pruebas. No hay duda al respecto. Si las encaramos bien, podemos ver cómo las pruebas traen buenos resultados. Nos ayudan a crecer, a valorar las cosas pequeñas, a enfocarnos en lo que realmente vale la pena. El problema es que a veces esta observación nos lleva a conclusiones erradas acerca del porqué de las pruebas que enfrentamos. Le damos gracias a Dios por el resultado, entonces creemos que es Él quien nos puso a prueba con tal de enseñarnos una lección. O sentimos el amor y el consuelo de Dios en medio de la prueba, y creemos que Dios mismo la generó para acercarnos a Él. Pero Dios no es así.

Cuando mi sobrinita, Natalia, tenía unos 5 años y venía de visita a mi casa, siempre quería comer huevos revueltos con aguacate. Y como yo le quería dar gusto, siempre le preparaba lo mismo. Nati quería ayudar en la cocina, así que después de mucha insistencia, decidí empezar a enseñarle algo muy básico. Le acerqué una silla a la estufa, y le di órdenes estrictas de que no tocara NADA excepto el tenedor con el que estaba revolviendo sus huevos. Le mostré el fogón y le dije que estaba caliente, y que ni de riesgos lo fuera a tocar. Pero se me olvidó tener en cuenta que como nuestra estufa tiene superficie lisa, apenas se apaga el fogón se pone negro, pero sigue caliente por un buen rato. Ya se imaginarán lo que pasó… Cuando terminamos la preparación, mientras ponía los huevos en un plato, Nati puso su mano, por un instante, sobre la superficie. Ella daba alaridos del dolor en sus deditos, y yo me sentía terrible. Afortunadamente teníamos crema para las quemaduras, así que mientras mi esposo le administraba primeros auxilios yo la abracé, le hablé con ternura, le dije cuánto la amo y cuánto sentía lo que le había pasado. Unos minutos más tarde el dolor menguó y las ampollitas dejaron de arder. Entonces usé la oportunidad para enseñarle acerca de las superficies calientes, y cómo prevenir que algo semejante le volviera a suceder. Me alegra decir que no le quedaron cicatrices, ni en su mano, ni en su alma, pero sí aprendió una lección.

¿Era valiosa la lección? Por supuesto. ¿Queríamos (sus padres y yo) que ella la aprendiera? ¡Claro! Pero no de esa forma. No soy abusadora de niños, y ¡amo a mi sobrina! Jamás se me habría ocurrido hacerla pasar por semejante tortura para que aprendiera la lección, y mucho menos para que supiera cuánto la amo y que pudiera sentir mi amor. Sería absurdo si quiera pensar en hacer algo así. Y sin embargo, a veces pensamos que Dios se comporta de esa forma para con nosotros…

Pero Jesús dice que si lo hemos visto a Él, hemos visto al Padre. Mejor dicho, que podemos conocer el carácter del Padre viendo el carácter y las acciones de Jesús. ¿Ves en alguna parte de la Biblia una ocasión en que Jesús haya hecho enfermar a alguien? ¿Ves algún caso en que Jesús haya puesto a una persona en un problema para enseñarle una lección? ¿Ves alguna historia en que Jesús le haya quitado algo a alguien para atraerlo al Padre? ¡Por supuesto que no! Por el contrario, “Dios ungió a Jesús con el Espíritu Santo y con poder, y Jesús anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” (Hechos 10:38). Jesús iba por todos lados ¡haciendo el bien! Ese es el corazón del Padre.

Vivimos en un mundo caído, donde vamos a sufrir. Cuando enfrentamos pruebas, Dios – siendo el Padre bondadoso que es – las usa para nuestro beneficio: enseñándonos algo, revelándonos Su amor, Su consuelo o Su paz, abriendo puertas de ministerio, etc.

Entonces, tengamos esto en claro: Dios nunca es el autor de la destrucción. Pero cuando le ofrecemos nuestras vidas quebradas y dolidas, Él hace algo maravilloso con ellas. Él no crea las pruebas, pero siempre puede hacer que obren para bien. Entonces podemos alabarlo confiadamente, porque ¡Él es bueno!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s